DESAFÍOS FUTUROS DE TARAPACÁ

La Región de Tarapacá debe enfrentar en las próximas décadas, una serie de desafíos para mantener su viabilidad económica para asegurar el bienestar de todos sus habitantes. En su sistema logístico, el puerto de Iquique le es imperativo mantener la competitividad de acuerdo con los avances tecnológicos del transporte marítimo, sin perjuicio de mantener carreteras óptimas que aseguren la integración física con los países vecinos.

El sistema Franco debe prolongarse y adaptarse a los horarios portuarios, se requieren cambios acelerados para permitir que el e-commerce sea una realidad para los operadores de zona franca, con el fin de aprovechar las cercanías de los inventarios disponibles cercanos a los puntos de destinos de consumo, en el contexto del comercio global de bienes que se venden en la modalidad online.

Por otra parte, el producto interno bruto está compuesto principalmente por la minería, recursos no renovables, que después de su agotamiento, la región le será imperativo reconvertir su sistema productivo. En este sentido, tienen una importancia relevante el aprovisionamiento de productos agrícolas, esenciales para la alimentación humana, dónde se deberán incorporar las inversiones corporativas con las tecnologías más innovadoras aplicables a uno de los desiertos más árido del mundo, se tiene que dar una solución permanente de aprovisionamiento de recursos hídricos necesarios para este sector, como la desalinización de agua de mar. Además, estudiar y resolver las dificultades que presenta el sector de cultivos marinos en el litoral de Tarapacá. Ambos sectores pueden llegar a ser sectores exportadores, aumentando el valor agregado potencial de la región.

Otros sectores, que ofrece oportunidades, es el desarrollo de aprovisionamientos de energía con recursos renovables; sistemas de la información y comunicación, especialmente para la automatización de procesos y las aplicaciones de robótica en diversas actividades productivas y de servicios no solamente para la región, sino que también en el resto del país y el exterior.

Para enfrentar estos desafíos, se necesitan resolver dos factores relevantes: los actores políticos deben tener visión de largo plazo que exceda a sus periodos de permanencia en el poder, y mejorar la educación, para cimentar el desarrollo de futuros técnicos y profesionales que sean capaces de gestionar las soluciones de los problemas futuros.

No Comments Yet.

Leave a comment